Música: el formato físico en tiempos digitales


por: Orlando Santos

En la película “Aquarius” de Kleber Mendonça Filho, Clara [Sonia Braga] es una crítica de música retirada que está siendo entrevistada y como coleccionista de material físico le preguntan si sólo escucha música “a la antigua”, su respuesta es: “Me gusta de todo ¿verdad?, MP3, Streaming. Si tiene música para mí está bien y es importante… ”, estas declaraciones ocurren antes que se levante y saque un disco de vinilo de “Double Fantasy“ de John Lennon que había comprado en Porto Alegre usado para mostrar a quiénes le entrevistan, dentro les muestra que encontró un domingo tranquila un artículo del Los Angeles Times de noviembre de 1980, semanas antes de que Lennon fuera asesinado, en donde el artista hablaba de sus planes futuros. Clara destacó esto como una especie de mensaje en una botella cuando concluía su historia.

Cuando hablamos de las diferencias entre el formato físico y el digital siempre destacamos la calidad del sonido y esa calidez del audio que despliega la agua sobre un vinilo. Pero también destacamos la cantidad de recuerdo palpables que hay al sostener un vinilo en nuestras manos. La nostalgia es una parte vital del renacer de la industria de los discos de pastas, son memoria, son una puerta al recuerdo, son retazos de tiempos mejores.

El formato físico también recuerda un momento en donde era una exquisitez un albúm completo de un artista en comparación a solo una canción. Claro, el beneficio de la era digital es palpable y el cielo es el límite, pero al igual como hemos destacado en programas anteriores también ocurre el ruido, la sobredosis de opciones que nos acorralan en lo mismo. La música existe para disfrutarla y el mercado ha respondido a la nostalgia y el deseo por retomar lo físico, la prueba de una historia, piezas de una memoria.

El disco regresa gracias a la cultura de los Dj´s que mantuvieron vivo el formato durante finales de la década del 90 y la década del 2000 y por eso desde alrededor de 2008 artistas regresan al extrañado formato y ha crear un albúm completo de música. Hay mucha historia y mucha calidad musical en esa felicidad giratoria, ese círculo negro que contiene felicidad y recuerdos [Reinbou, Pedro Cabiya].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *