La pasión y el fanatismo deportivo

por: Orlando Santos

El deporte, es percibido durante mucho tiempo por las masas como una fuente de entretenimiento. Para otros es su trabajo, para algunos una religión, incluso hasta una obsesión.

En nuestro país, el béisbol se convierte en una religión en octubre. La llegada del béisbol invernal retrata el fanatismo en su máxima expresión. Aquí cuando hablamos de deporte es precisamente lo primero que tocamos.

¿Qué tan bueno es el fanatismo?

La pasión destinada a apoyar un equipo no es mala, la pasión cegada si lo es. Una cosa es vitorear a tu equipo lo más fuerte que puedas, otra cosas es hacerlo mientras se insulta, se pelea, y se discute como si de política se tratara (otra especie de religión en nuestro país).

Aquí también observamos al deporte, en nuestro caso el béisbol, como fuente para generar ingresos. Cada día que pasa más familias entregan su futuro al éxito que pudiera tener uno de sus hijos en las Grandes Ligas. Y cada día más uno se da cuenta el pequeño porcentaje de estos jugadores que realmente llega a las Grandes Ligas, se mantiene, ogra buen dinero de esto y de como influye la poca educación que han recibido la mayoría de los jugadores latinoamericanos al momento de lidiar con todo esto.

Al final del día el deporte existe por si solo, no es malo ni es bueno, son sus representantes y fanáticos que le dan ese matiz. En una protesta pacífica, lo que más sale en las noticias es el pequeño grupo que se tornó violento, lo mismo pasa con la percepción del fanatismo en general lo que más se destaca son aquellos que incurren a acciones no deportivas.

¿Es el deportista un héroe?

La palabra héroe se ha ido utilizando muy a ligera gracias al deporte y para eso no hay que buscar más que la relación que tiene la fanaticada estadounidense con sus respectivos equipos de Football Americano Profesional y Universitario. Es tanto así que los mejores jugadores son considerados deidades por su fanaticada hasta el punto que le perdonan todo, incluso hasta actos de acoso, violencia y violación.

Un héroe es una persona que se distingue por haber realizado una hazaña extraordinaria, especialmente si requiere mucho valor.

Uno pudiera encontrar a un deportista dentro de esa definición, pero hay que estar claros quienes sacrifican su vida por otros y quienes demuestran lo mejor de su talento en un terreno de juego.

El deporte sigue siendo algo extraordinario, es responsabilidad de sus representantes y su fanaticada mantenerlo de esa forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *