Ciudadanos del mundo; canalizando nuestras luchas hacia un porvenir más equitativo y justo

Daniel Santos y ClaudiaRita

Ser ciudadanos del mundo es una ilusión que nos acerca tanto desde el simple hecho de entender que no somos culpables de haber nacido en el país donde viven nuestros padres y madres.

Ver el mundo como un todo, entender que sectores de poder económico se comportan de la misma manera en países y culturas, nos acerca más a una idea unificada de los derechos ciudadanos y las luchas sociales.

En nuestro país contamos con la reciente encuesta nacional de emigrantes de la Oficina Nacional de Estadísticas la cual indica que en el país un cuenta con unos 800 mil emigrantes aproximadamente.

Nos llama la atención que esta noticia haya causado tanto escándalo cómo si se tratara de poca cantidad en un país donde somos casi 11 millones de habitantes y este número representa prácticamente un 7% de la población.

Sin embargo, quienes hacen brotes de xenofobia usando la incredulidad en estos datos, se vuelven incapaces de hacer un ejercicio de contabilizar la cantidad de personas que conocemos en nuestro ambiente de trabajo, nuestra vida social y familiar, y hacer una comparación tomando en cuenta la zona o el entorno en el que nos desenvolvemos, más bien, nos dejamos llevar de la impresión de frecuentar los lugares donde los emigrantes realizan trabajos que los dominicanos no quieren realizar.

Creemos que los datos se tienen que desmentir con datos, como hizo la Oxfam cuando desmontó con datos el destino de las riquezas con los crecimientos económicos mundiales y la alta tasa de desigualdad frente a lo que se comentaba en el Foro Económico Mundial en Suiza en enero pasado.

Mientras tanto, que viva la cordura y que si nuestra percepción es distinta, profundicemos y argumentemos de manera racional.

Aquí el audio:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *